ESTÉTICOS FACIALES

Cirugía en la cara

LIFTING FACIAL

Es una cirugía de carácter estético que mejora la apariencia de rostro, cuello y mejillas, eliminando el exceso de piel y proporcionando al paciente un aspecto más joven.

El procedimiento consiste en quitar el exceso de gasa, estirar la piel y tensar los músculos principales, reposicionando la piel restante para lograr una apariencia natural.

El cirujano plástico realiza unas incisiones sobre la línea del pelo, en las sienes, detrás del lóbulo de las ojeras y en la zona baja del cuero del cabello. Después extrae el tejido graso, estira la piel y, por último, cose (sutura) las incisiones.

Puede ser Local más sedación o general dependiendo de la condición del paciente, el criterio del cirujano y del anestesiólogo..

La cirugía demora entre 4 y 6 horas.

Se puede presentar resequedad en la piel, inflamación, edemas, equimosis o sensación de estiramiento en el área intervenida.En algunos casos, poco frecuentes, el paciente puede presentar sangrado debajo de la piel y desarrollar un hematoma.

Aunque el riesgo de sufrir infecciones, después de un lifting facial, es bajo, los síntomas que se presentan son: inflamación, enrojecimiento y sensación de calor en un área específica. Estos riesgos disminuyen siguiendo las indicaciones del cirujano.

Los tubos de drenaje pueden ser retirados del 4to al 6to día. La inflamación generalmente desaparece en 2 ó 3 semanas; las cicatrices se van mimetizando a partir del tercer mes.
Se recomienda no exponerse al sol durante al menos 1 mes.